Senderos

/Senderos
Senderos 2020-07-03T01:11:21+00:00

           

INICIO     NATURALEZA     SENDEROS     ASTRONOMÍA     HISTORIA     CONSEJOS     EVENTOS     CONTACTO

Espero que estés preparado para tener una experiencia casi de hadas y duendes, si, así podríamos definir lo que se siente al irse adentrando en su recóndito y mágico territorio, recorrer un sendero al interior de Guguy es toda una aventura.

A pesar de que las distancias en kilómetros no son muy largas, sus fuertes desniveles hacen que el recorrido lo parezca, por lo que hay que tomarse la travesía con calma y precaución. Dos senderos principales recorren Guguy, el primero empieza muy cerca del Centro de Interpretación de Guguy, es el más cómodo y conocido. El segundo y más exigente comienza en La Aldea.

Vocabulario:

Andenes:  sucesión de acantilados en la vertical a modo de escalera.

Ignimbritas: Son rocas de origen volcánico que se componen de fracciones de roca y fragmentos vítreos compuestos por diferentes minerales. Al ser expulsados a tierra firme suelen formar gruesos depósitos. Dentro de este tipo de rocas encontramos las fonolitas (su nombre significa “piedra sonora” y son fácilmente distinguibles por el peculiar sonido metálico que hacen al chocar entre ellas), traquitas y riolitas (cuya forma nos recuerda al granito).

Degollada: collado, depresión o punto de menor altitud desde el que se puede pasar de un lado a otro de una sierra o grupo de montañas.

Este sendero es más corto y menos exigente que el de La Aldea (sendero 2). La travesía  comienza a la derecha del barranco a menos de un kilómetro del Centro de

Visitantes de Guguy, en dirección a la playa, donde nos desviamos para seguir las señales indicadoras. El inicio del camino es tranquilo, en una suave pendiente que luego continúa llaneando hasta encontrarse con el cauce, donde se puede atisbar algún charco de agua según la época del año.

  • Distancia: 5,1 kilómetros (solo ida)

  • Duración aproximada: 3 horas (solo ida)

  • Desnivel máximo: 550 metros

  • Dificultad: Media - alta

Derecha, izquierda, detrás, delante, todo montañas… a partir de ahora, la pendiente se acentúa. Si levantamos la cabeza a la derecha, se pueden ver las coladas deslizantes como chocolate caliente. ¡Qué espectáculo de candelabros vegetales! Son los majestuosos cardones, con lo despacio que crecen deben de tener muchos años. Entre sus largos brazos, sobresalen cornicales y otras plantas, tal fortaleza natural no puede desperdiciarse.

Llegamos a la Degollada de Aguasabina, estamos a una altura de 550 m. Es acogedor, la vista es tan hermosa y el barranco de Guguy Grande… Hay que coger respiro, toca descansar.

A partir de ahora, es todo bajada hasta la playa. El comienzo es húmedo y sombrío. Los líquenes visten las piedras de colores, delatando su orientación hacia el Norte. Algunas cuevas refugio de pastores y animales desde antaño se ven desde el camino.

Seguimos bajando y acercándonos al cauce. La huella humana se va haciendo presente con las terrazas de cultivo abandonadas, casitas de piedra sin techo, derruidos estanque. ¡Cuánto trabajo! ¡Qué maestros de la piedra!

Llegamos al cauce y vemos al otro lado un cruce de caminos señalizado. Desde aquí hacia la derecha y subiendo, se podría ir hacía la Media Luna, un sendero menos transitado que conduce hasta La Aldea. Sin embargo seguimos la ruta bajando en dirección al mar para atravesar una pequeña selva de cañas mientras el agua se escucha correr a la izquierda. Última bajada y pisamos la playa de Guguy Grande…que maravilla, con su mezcla de callaos y negra arena. ¡Salvaje!

Por la carretera general que recorre el municipio (GC-200) llegamos en dirección playa de La Aldea, al barrio de El Albercón. Justo en la esquina de la Asociación de vecinos La Milagrosa, se encuentra la subida a Cuermeja.

Empezando la subida se puede observar la señalética. Se continúa la subida hasta casi el final de la carretera para encontrar el comienzo del sendero al lado derecho, ha llegado la hora de ajustarse bien las botas y preparar los bastones de senderismo. ¡Comienza la aventura!

  • Distancia: 10,5 kilómetros (solo ida)

  • Duración aproximada: 4 horas (solo ida)

  • Desnivel máximo: 710 metros

  • Dificultad: Alta

Su hermosura y espectacularidad, hace que la distancia más larga que el sendero 1 de Tasartico, se olvide. Se comienza llaneando. A nuestra derecha surgiendo del barranquillo, Orobales y Guaydiles destacan entre la vegetación formando un singular bosquecillo. Al poco tiempo nos sorprenden a nuestra izquierda unos paredones rocosos y un hermoso caidero donde se puede imaginar el agua cayendo. A partir de aquí, el ambiente se vuelve más sombrío y húmedo. Gigantescos cardones cuelgan de los riscos como queriendo acercarse. El camino ahora es todo subida casi hasta la Degollada de Peñón Bermejo encajonado entre montañas. Gran parte de este tramo se encuentra empedrado, indicador del viejo paso de burros, mulas y vacas que tanto ayudaron a sus habitantes.

En época de floración, la extensa alfombra de cerrajas nos llega casi hasta la cintura, tapando incluso el paso en algunos tramos. Es tal el contraste de frondosidad y colorido que parece no formar parte del lugar. ¡Hemos llegado a la Degollada! Es momento de recuperar fuerzas y disfrutar las hermosas vistas. Abajo a nuestra derecha, La Aldea en pequeñito, bajo nuestros pies, el barranco de Peñón Bermejo y Vallehermoso detrás. Hacia delante, ¿qué nos espera?

Después de un merecido descanso retomamos la ruta por un sendero de tierras blanquecinas y tostadas. Por mucho que se intente explicar, el paisaje que se despliega ante nuestros ojos desde la Degollada de Guguy Chico, es solo sensación. Una Sensación tan fuerte, un sentir indescriptible ante este mar de escarpadas montañas.

Repuestos de tal impresión, empezamos a descender hasta el barranco. Encontramos un cruce que nos dirige hacia la Media Luna, que es la parte alta de Guguy Grande, en las faldas de la montaña de Los Hogarzos, o en dirección a Guguy Chico.

Un oasis de verdor nos espera en el fondo. Palmeras canarias, damas de elegante porte nos dan la bienvenida. Agua corriendo, sonidos de muchos pájaros, cultivos y casitas canarias que se deducen entre la vegetación, ¡es momento de refrescarse!

 

Seguimos hacia Guguy Grande. El camino comienza a ascender suavemente. Si prestamos atención, curiosas formaciones geológicas destacan en lo alto. Ahora son las tabaibas las protagonistas, viejas, de troncos retorcidos que nos sobrepasan en altura hasta que se llega a la Degollada del Palo.

Otra vez bajando, así es Guguy, ahora en dirección a la playa. Hay tramos donde la tierra está muy suelta y es mejor bajar de lado con mucha precaución. Las construcciones en piedra se repiten, casas, alpendres, corrales, estanques, sombras de longevos algarrobos e higueras, más palmeras. Llegamos al cruce donde se puede desviar hacia Tasartico, o seguir hasta la playa. De aquí hasta el mar no hay pérdida, el hermoso azul se divisa muy cerca…

  • Planificar la ruta adecuadamente. Debemos estar seguros de contar con la condición física adecuada para afrontar el recorrido. Antes de la ruta consultar la previsión meteorológica para el día y horario previsto, evitando los días con riesgo. A la hora de elegir los horarios de inicio y previsión de finalización, debemos contar con margen suficiente para que no anochezca, teniendo en cuenta prever tiempo suficiente para disfrutar de la playa.
  • El acceso a la playa de Guguy Chico se realiza solo en marea baja. Si se quiere visitar esta playa anexa a Guguy Grande hay que realizar una correcta previsión de mareas y horarios.
  • Informar de nuestro itinerario y previsión horaria a alguna persona de confianza que pueda dar la alarma en caso necesario e ir siempre acompañado. Hemos de tener en cuenta que no hay cobertura de móvil durante el recorrido.
  • Llevar el material adecuado para la actividad. La ropa y calzado deben ser adecuados para la práctica del senderismo en montaña, protección solar (gorro, gafas, cremas…), agua abundante para el camino, comida, botiquín con manta térmica… y por supuesto bañador.
  • Durante la ruta no olvidar hidratarse con frecuencia y tratar de mantener un ritmo adecuado. Tomarse las subidas con calma permitirá avanzar con mayor seguridad y evitar el agotamiento. Hay que tener mucho cuidado con los resbalones, especialmente en las bajadas más pronunciadas.
  • Estamos en un espacio único y sujeto a una normativa de tenemos que cumplir. Cada uno de nosotros puede contribuir a su conservación, protección y mejora adoptando medidas como evitar dejar cualquier tipo de desperdicios en el camino y recoger los que encontremos aunque no sean nuestros. Recordar que no se permite recolectar ningún tipo de vegetal o mineral. Conservemos este tesoro para que lo puedan disfrutar las generaciones futuras.

CONTACTOS DE INTERÉS

Emergencias: 112

Dirección General de Emergencias Gobierno de Canarias: 928117444

Ayuntamiento de La Aldea: 928 89 23 05

Policía local: 928 89 00 64

Centro de Salud: 928 11 81 95

Cabildo de Gran Canaria: 928 21 94 91

Parada de taxis La Aldea: 928 89 01 02

Oficina de turismo de La Aldea: 928 89 03 78

turismolaaldea@gmail.com

 

Textos: Guacimara Arbelo, José Luis Echevarría, Limonium Canarias, Astroeduca

Imágenes: CREATÍVICA, Oceanográfica, Isidro Padrón, Arturo Boyra

Mapas: Orientación Canarias

Diseño y vídeo: CREATÍVICA

Entrevistas población local: Umberto Rodríguez, Guacimara Arbelo